5. Llenado de las bandejas y siembra
Para llenar la bandeja, se aplica un volumen de sustrato sobre ésta y luego se distribuye para llenar todas las celdas, sin hacer presión sobre el sustrato (Foto 11). Puede elevarse la bandeja unos pocos centímetros y dejarla caer sobre una superficie plana para que el sustrato llegue hasta el fondo de las celdas. Si la celda está completamente llena podrá observarse el sustrato en los orificios debajo de la bandeja (Foto 12).

Foto 11. Llenado de la bandeja con sustrato.

Foto 12. Orificios de las celdas de la bandeja vistos por debajo de la bandeja llenos de sustrato.




La siembra puede hacerse de forma manual o automática, pero será fundamental que la semilla tome contacto con el sustrato. Conviene realizar un primer riego con un pulverizador para afirmar la semilla en la celda y evitar pérdidas durante el traslado de la bandeja hasta la pileta. Todo este proceso de llenado de bandejas, siembra y traslado a la pileta debe ser realizado en el menor tiempo posible para evitar que se reseque el sustrato. Si las bandejas no son colocadas en la pileta inmediatamente luego de la siembra, conviene ir humedeciendo la superficie con un atomizador para evitar que se seque la parte superior del sustrato de la bandeja.

Foto 13. Siembra manual.

Foto 13 bis. Siembra manual.




Una vez colocadas las bandejas en las piletas, deberá evitarse que queden espacios libres con agua a la vista para impedir el paso de luz al agua, y así evitar el desarrollo de algas (Foto 14). En caso de no cubrir toda la pileta con las bandejas, se recomienda cubrir los espacios libres con trozos de planchas de telgopor (Foto 15).

Foto 14. Desarrollo de algas en el espacio no cubierto por bandejas.

Foto 15. Pileta con las bandejas con trozos de planchas de telgopor que cubren los espacios libres..




5 / 7