5. ¿Cuáles son los cuidado de las aves?

Preparación del alojamiento



Antes de introducir las gallinas al gallinero debe limpiarse, desinfectar y pintar con cal el lugar. También es recomendable colocar abundante cantidad de viruta o algún otro material absorbente en el piso para mantener los niveles de humedad.

Si contamos con la caseta portable, también debemos colocar en el piso abundantes cantidades de viruta, paja, cáscaras de girasol o arroz o algún otro material que retenga la humedad.

Colocar aproximadamente 10 cm de alguno de estos materiales y renovarlos parcialmente al menos una vez al mes.

Asimismo 2 o 3 veces por semana debemos removerlo y retirar las partes que estén húmedas. Reponer siempre por material seco, es preferible tener un espesor de entre 15 a 20 cm para asegurarnos que el lugar se mantenga seco.


Manejo de la luz



Las gallinas ponedoras necesitan para poner huevos 14 horas de luz constante.

En invierno como los días no tienen 14 hs de luz es aconsejable, para mantener los niveles de producción de huevos, colocarles luz artificial así complementaremos las 14 hs de luz que se necesitan.

Prestar mucha atención!!!, no olvidarse las lámparas o candiles encendidos, especialmente por la noche ya que si se alteran los períodos de luz – oscuridad afectaremos la sincronización de la ovulación de las gallinas y por consiguiente se verá afectada la postura diaria de huevos.

Recuerde: en invierno, cuando más caros y escasos son los huevos, el gasto de energía para iluminar las gallinas se paga con creces por la buena postura.



Recolección de huevos



Los huevos se deben recoger al menos 2 veces al día, preferentemente al mediodía y al anochecer, ya que si pertenecen mucho tiempo en los nidos es probable que se rompan o las gallinas adquieran el mal hábito de comérselos.

Asimismo cuando comienzan los calores es recomendable pasar por el gallinero a revisar si hay huevos con más frecuencia y sacarlos, ya que se deben mantener en lugares frescos.

Cuando los huevos están partidos o rajados es muy probable que contengan bacterias, por este motivo deben hervirse un tiempo prolongado cuando se utilizan para preparar comidas.

Recolección de huevos.




Características de una buena gallina ponedora



  1. Abdomen profundo y suave.

  2. Pico, patas y cloaca pálidos por la pérdida del pigmento amarillo que las caracteriza antes de iniciar la postura.

  3. Cresta y barbillas grandes y de color rojo intenso.



9 / 12