Lección 4: Practicas fundamentales de la huerta orgánica familiar
Recordemos que como dijimos en la primera lección, la huerta orgánica aprovecha la vida del suelo y la mantiene a través de tres técnicas: el abono compuesto, las asociaciones y las rotaciones. En esta lección vamos a estudiar cada una de ellas.

Vista de Huerta orgánica comunitaria del AUPU AMBA
Foto : Paula Aguilera (GECOM INTA)



El abono compuesto


Un suelo fértil es rico en nutrientes.

Con el uso permanente del suelo los nutrientes se gastan.

Para mantener y mejorar la fertilidad del suelo y obtener cosechas sanas y abundantes durante todo el año, tenemos que "alimentar" la tierra.

Una forma de alimentar y mantener la fertilidad de la tierra es incorporándole abonos.

Si a estos, además, sumados una adecuada rotación y asociación de plantas, nos aseguramos una producción continua de calidad: podemos sembrar todo el año.

Recordemos...



Un suelo fértil tiene mucha vida, es de color negro, esponjoso y retiene bien la humedad como un bizcochuelo.
Lección 4