9. ¿Cuáles son las principales características nutricionales?
En este punto queremos darle a conocer el valor nutritivo de la nuez pecán, sus beneficios alimenticios y sus bondades para la dieta humana. Excelentes razones para considerar las ventajas de este cultivo.

Características nutricionales


La nuez Pecán está incluida en la pirámide nutricional de la Guía de Alimentos del Departamento de Agricultura de EE.UU. junto con la carne, el pescado, los huevos y las legumbres dentro del grupo de alimentos de alto valor proteico.

Es un producto natural de alta calidad y delicioso sabor con altos contenidos de Calcio, Potasio, Fósforo, Hierro, Vitaminas A, B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), C (ácido ascórbico) y E (Tocoferol).

Es un excelente proveedor de fibras naturales y de aceites no saturados que el cuerpo humano requiere.

“La nuez Pecán contiene numerosos fitoquímicos que protegen de afecciones de cáncer de colon, estómago y recto” de acuerdo con lo expresado por el Dr. Frank Sacks, Profesor de la escuela de medicina de la Universidad de Harvard.




Un estudio realizado en mujeres en IOWA (USA) reveló que si ingerían nueces más de dos veces a la semana, el riesgo de contraer problemas cardíacos disminuía un 60 %.

De acuerdo con lo expresado por los investigadores de la Universidad de North Carolina -EE.UU., el Pecán contiene también Vitamina E, un poderoso antioxidante vitamínico que previene de afecciones cardíacas, algunos tipos de cáncer, el mal de Parkinson y otras afecciones como cataratas.

Contiene generosas cantidades de ácidos grasos no saturados en una alta proporción (65 a 70 %) y sólo un muy bajo porcentaje de ácidos grasos saturados.

Aproximadamente, el 73 % de esos ácidos grasos son Monoinsaturados (Oleico) y un 17 % son ácidos grasos Poliinsaturados (Linoleico).

El oleico es el mismo que puede encontrarse en el aceite de oliva y que ha sido ampliamente reconocido por su efectividad para reducir afecciones cardiacas.

El Dr. Scott Grundy del Centro Médico de Dallas EE.UU. ha demostrado que una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados reduce los niveles de colesterol LDL y HDL.

Sin embrago, las dietas ricas en ácidos grasos monoinsaturados sólo reduce el colesterol malo LDL y mantiene en el mismo nivel el colesterol bueno HDL.

Al mejorar la relación HDL / LDL se reducen los riesgos de afecciones cardiacas y enfermedades del corazón.


29 / 31